Success Story

Con dos tuberías de distribución fuera de servicio y millones de dólares en juego, PEMEX recurre a FlexSteel para una solución de emergencia

The Challenge

En el despertar de los torrenciales aguaceros del huracán Ingrid, una serie de devastadores deslaves en la remota y montañosa región de la Sierra Norte de Puebla - México, rompieron dos tuberías críticas de distribución de PEMEX Refinación – División de PEMEX Distribución y Transporte por Ducto. La primera era una tubería de distribución de acero al carbón de 14 pulgadas que transportaba 80,000 barriles de gasolina por día, 50% del volúmen que los veinte millones de habitantes de la ciudad de México consumen diariamente. La segunda era una tubería de distribución de acero al carbón de 24 pulgadas que suministraba 50,000 barriles de petróleo crudo por día a las refinerías de Tula y Salamanca, que juntas procesan un total de 482,000 barriles de petróleo crudo diariamente. PEMEX estaba gastando más de un millón de dólares por costos de transporte cada día que estas dos tuberías de distribución no estaban en operación. Y para empeorar las cosas, la ciudad de México estaba a unos cuantos días de quedarse sin sumi istro de gasolina, mientras que las refinerías de Tula y Salamanca estaban cerca de alcanzar los niveles críticos mínimos de almacenamiento. Obtener acceso a las tuberías de distribución probaría que también era complicado para los equipos de construcción. Además de la ubicación remota y el terreno monta- Con dos tuberías de distribución fuera de servicio y millones de dólares en juego, PEMEX recurre a FlexSteel para una solución de emergencia ñoso, las pendientes deslavadas muy saturadas creaban ángulos muy difíciles para la operación de maquinaria pesada. Por último, la tubería de distribución se ubicaba cerca de la población indígena, por lo que una solución segura y ambientalmente responsable era vital.

The Solution

PEMEX necesitó encontrar el método más rápido posible para restaurar las tuberías de distribución dañadas, pero no podía permitirse sacrificar el desempeño operacional. Habría tomado aproximadamente 60 – 90 días para reparar y volver a construir las dos tuberías de distribución de acero al carbón y hubiera necesitado un mínimo de 50 trabajadores por línea. Para reducir al mínimo el tiempo de inactividad en la producción durante la construcción, PEMEX también hubiera necesitado utilizar camiones cisterna para transportar petróleo crudo y gasolina – un proceso muy caro en esta escala. Se dieron cuenta rápidamente que tenían que encontrar una manera de instalar las tuberías de distribución para conectar las secciones dañadas. FlexSteel fue identificado como la solución perfecta para este proyecto único, ya que es extremadamente rápido de instalar, lo suficientemente resistente para manejar la instalación directa en el terreno difícil y porque podría manejar los requerimientos de velocidad y presión de flujo de  as tuberías de distribución de acero al carbón. PEMEX decidió instalar cuatro líneas de 6 pulgadas de 1,500 psi, que eran de 342 metros cada una. Dos de las líneas se utilizarían para transportar los 80,000 BPD de gasolina y los otros dos se utilizarían para transportar los 50,000 BPD de petróleo crudo. Para conectarse con las bridas de acero al carbón ANSI 600 se utilizaron conectores de acero inoxidable con brida en cada extremo de las cuatro derivaciones. Debido a la pendiente y al terreno deslavado, se requería de un método innovador de instalación. Se instaló un cable de alambre de acero a través de la zona de deslizamiento y se utilizó una excavadora para jalar cada segmento de tubería en forma individual a lo largo de la superficie del terreno. Se utilizaron poleas para facilitar las vueltas y para guiar la tubería a lo largo de la ruta deseada.

The Results

Trabajando todo el día, el distribuidor autorizado de FlexSteel en México, Industrias de Tuberías Flexibles S. de R.L. de C.V. (ITF), fue capaz de completar todo el proyecto en solo cuatro días. Y como los rollos de tubería se trasladaron al lugar, solo se necesitaron cuatro horas para instalar cada línea de derivación. ITF completó la instalación con un equipo pequeño de ocho trabajadores y apoyo de PEMEX, drásticamente inferior a los 100 miembros del equipo que se hubieran necesitado para instalar/reparar las tuberías de distribución de acero al carbón. Desde la finalización del proyecto, PEMEX ha estado muy contento con la confiabilidad y el desempeño de las tuberías de FlexSteel. Después de la puesta en servicio de las cuatro líneas de derivación en operación, los ingenieros de PEMEX se sorprendieron de que no había ninguna vibración, movimiento o cambios apreciables en la caída de presión – incluso con 40,000 BPD de gasolina o 25,000 BPD de petróleo crudo moviéndose a través de cada línea. Debido a la condición inestable del lugar del proyecto y al desempeño excepcional de las tuberías de distribución nuevas, PEMEX está conside¬rando ahora mantener las cuatro líneas de derivación instaladas como una instalación permanente – lo que ayudaría a conservar la confiabilidad de la operación. En total, se estima que FlexSteel pudo ahorrar a PEMEX aproximadamente cincuenta millones de dólares en el proyecto al restaurar rápidamente las operaciones y eliminar la necesidad de utilizar camiones para transportar el petróleo crudo y la gasolina. Al completar la instalación, PEMEX pudo atenuar los niveles críticos de almacenamiento en sus refinerías de Tula y Salamanca, al mismo tiempo que volvía a surtir con gasolina la Ciudad de México. Entusiasmado con el éxito de este proyecto, PEMEX Refinación planea utilizar tuberías de distribución de 2 a 8 pulgadas de FlexSteel para satisfacer sus necesidades de futuros proyectos.